Veterinario A Domicilio y Veterinario Online: ¿Cuál Conviene?

El mundo está cambiando. A pasos agigantados. Y como todos, la profesión veterinaria también debe ir adaptando sus prácticas a estas nuevas realidades post COVID-19, intentando sostener servicios de calidad sin poner en riesgo la seguridad del paciente y la propia. En este escenario, 2 modalidades de atención veterinaria se encuentran en pleno auge: los veterinarios online, y el ya conocido veterinario a domicilio. En esta nota te explicamos las diferencias entre ambas modalidades de consulta. Si tenés una mascota, es importante leerla para tomar la mejor decisión cuando necesites un veterinario.

1. Comenzando por lo básico: ¿Qué es un veterinario y qué hace?

Según la RAE, un veterinario se define como:

  1. adj. Perteneciente o relativo a la veterinaria.
  2. m. y f. Persona legalmente autorizada para ejercer la veterinaria.
  3. f. Disciplina que se ocupa principalmente de prevenir y curar las enfermedades de los animales, así como de controlar los alimentos de origen animal.

Aquí vamos a aclarar algunos puntos importantes para despejar algunas dudas:

  1. El primer punto es una obviedad.
  2. Existen carreras universitarias que habilitan profesionalmente a los veterinarios y hay colegios profesionales que regulan su profesión por jurisdicción. Por lo tanto, cualquier persona que ejerza actividades declaradas en el punto 3, sin ser veterinario, estaría realizando una actividad ilegal.
  3. Todos sabemos que los veterinarios se ocupan de curar a nuestras mascotas, pero sabemos poco sobre prevención. Prevención significa tomar las acciones necesarias antes de que algo suceda para empeorar las cosas. Si querés saber por qué te conviene poner atención a este tema, te dejamos una nota que podría salvar la vida de tu mascota.

Lamentablemente la RAE tiene una definición muy vaga, pero para aumentar tu valioso conocimiento te contamos que un veterinario hoy se puede especializar en cuestiones de salud como: cardiología, radiología, dermatología, nutrición, pediatría, tratamiento del dolor, tratamiento de problemas de comportamiento y cambios de estados de ánimo, asesoramiento en enriquecimiento ambiental, asesoramiento sobre tenencia responsable, acompañamiento terapéutico (no sólo del animal, sino también del humano responsable), etc. Hoy hay tantas especialidades casi como las hay en humanos.

Los veterinarios que hacen clínica general atienden la mayor demanda de casos. Muchos se resuelven dentro de ese ámbito, pero otros se tienen que derivar a diferentes especialistas. Recordá que siempre es recomendable contar con un veterinario clínico de cabecera para que conozca bien a nuestra mascota y sepa realizar las derivaciones cuando el caso lo requiera.

Ahora que sabemos un poco más, pasemos al plano del nuevo escenario mundial, ver qué está pasando con estos profesionales y cómo se están desempeñando.

Las consultas sobre «veterinario a domicilio» y «veterinario online» crecieron entre 50% y 100% durante la cuarentena en todo el mundo

2. La atención de consultas en tiempos de COVID-19

¿Está el veterinario tradicional en extinción?

Este es un punto fuerte, porque vamos a explicar cómo se han adaptado los veterinarios al nuevo escenario mundial. La actividad veterinaria es imprescindible para la vida de nuestras mascotas, pero se ha visto seriamente afectada por la reclusión obligatoria, como en muchos otros rubros donde la atención al cliente se brinda en un local físico. El cliente iba al lugar sin cuestionarse nada, porque era lo normal.

Hoy, muchos se están adaptando a la nueva «normalidad», brindando horarios reducidos, dando turnos espaciados o atendiendo sólo casos de suma importancia. Pero, ¿es esto suficiente para atender la demanda y poder sostener un negocio que pague los gastos mensuales? La respuesta es un rotundo NO. Entonces ¿Puede adaptarse esta actividad, como muchas otras, al trabajo remoto o minimizando los riesgos de contagio?

3. El surgimiento de los veterinarios online

Con la tecnología como aliada, muchos profesionales se están adaptando a una nueva modalidad de trabajo: el veterinario online. Y como nueva modalidad, ésta tiene muchas cuestiones aún por aclarar. La primera: ¿Puedo contar con un veterinario online para resolver el problema? Y la respuesta es: depende del problema. En líneas generales, tal como pasa con la medicina humana, el médico tiene que examinar al paciente para determinar qué le ocurre.

Uno de los problemas es que de forma online no se pueden hacer las mediciones físicas necesarias para observar las muchas señales que sí pueden revisar en persona: falta el tacto profesional y las herramientas adecuadas. Y el otro gran problema es que ¡el animal no puede contarnos qué siente o dónde le duele! Entonces, en la mayor parte de los casos el profesional sugerirá realizar una consulta presencial.

Aún así, si decidís atender a tu mascota con un veterinario online, el procedimiento de observación por videoconferencia más los datos que puedas aportar, ayudarán a realizar la correcta derivación del paciente, ya sea a una consulta presencial, o a un centro médico especializado o de urgencias, dependiendo la gravedad del caso.

¿Cuándo consultar con un veterinario online?

  • Cuando no sé lo que le pasa a mi mascota y necesito orientación para su atención: lo más probable es que el veterinario deba derivar el caso si no lo puede resolver ni siquiera mediante videoconferencia.
  • Cuando el problema no es de salud clínica, sino que pueden aparecer otros factores como: cambios en el comportamiento, desgano, problemas de nutrición, problemas con uso del espacio o ambiente, falta de enriquecimiento, nivel de actividad inusual, consultas por prevención, consultas sobre tenencia responsable o para adquirir una nueva mascota, y hasta consejos para mantener una buena salud general.

¿Cuándo NO consultar con un veterinario online?

  • El problema es de salud clínica: si estás seguro que este es tu caso, deberías considerar llamar un veterinario a domicilio o llevar directamente tu mascota a una clínica. Existen algunos casos que pueden resolverse en el domicilio y otros que requerirán centros especializados.
  • Requiere presencia de un veterinario: aplicación de vacunas, suturas menores, colocación de microchip, confección de certificado de salud, toma de muestras para enviar a laboratorio, etc.
  • El veterinario online no es de mi jurisdicción: considerá especial cuidado con los veterinarios de otras zonas, ya que pueden no estar habilitados legalmente para trabajar en tu zona y puede no hacerse cargo del caso si a tu mascota le pasa algo luego de la consulta.
  • El precio de la consulta es mucho más económico que el resto: como regla general, nunca contrates un veterinario por su bajo precio, porque vas a obtener a cambio lo mismo… pensá primero cuánto vale la salud de tu mascota, considerando que puede no tratarse de un veterinario profesional (lo online facilita el disfraz) o que la consulta no considere el debido seguimiento del caso.
El profesional veterinario se está adaptando a los cambios en la forma de trabajar, en todo el mundo

4. El veterinario a domicilio vino para quedarse

Si de algo estamos seguros, es que el veterinario a domicilio puede resolver la mayor parte de los casos en la comodidad de tu hogar. Es que la intervención presencial sigue siendo necesaria para tratar casos que de otra manera no se podrían resolver. Esta modalidad no es nueva, ya que con el correr de los años, las personas vienen buscando más simplicidad por falta de tiempo y también porque quieren evitar el estrés innecesario de la mascota al tener que trasladarla a una consulta en una clínica (sobre todo los gatos, en general, son los que peor la pasan). En otra nota ya hablamos de los beneficios de consultar un veterinario a domicilio.

Pero en los últimos meses hubo un boom de esta modalidad por razones de fuerza mayor: la cuarentena obligatoria. Es que la consulta de un veterinario a domicilio no sólo evita que la persona tenga que salir de casa. También evita que tu mascota y vos se expongan a todo tipo de enfermedades en lugares donde se atienden otros animales. Con esto no estamos afirmando que las clínicas no cumplen los protocolos de salud, pero sí podemos asegurar que el riesgo de trasladarte aumenta las chances de toparse con una amenaza como el COVID-19 (y esto es evitable en la mayor parte de los casos).

¿Cuándo consultar con un veterinario a domicilio?

  • Para prevención: control general, vacunaciones, desparasitaciones, colocación de microchip, confección de certificado de salud, toma de muestras para enviar a laboratorio, consultas prequirúrgicas etc.
  • Cuando el problema es de salud clínica: más del 50% de los casos se pueden tratar a domicilio.
  • Otros casos que no impliquen riesgo de vida.

¿Cuándo NO consultar con un veterinario a domicilio?

  • El problema es urgente: deterioro inmediato de la salud, heridas graves, mordeduras (hacia otros animales o humanos), etc.
  • La especialidad no se puede atender a domicilio: radiografías, cirugías, cuidados intensivos, etc. (en estos casos, se puede llamar a un veterinario a domicilio que acompañe el tratamiento o la derivación del caso a un centro especializado).
  • El veterinario no está matriculado: si no cuenta con una matrícula, no puede ejercer legalmente la medicina clínica.

5. ¿Y qué pasará con las veterinarias tradicionales?

Tranquilo… seguirán existiendo. Pero muchas deberán ir reinventándose para adaptarse. Hay muchos casos similares en otros rubros, como cuando dijeron que Netflix iba a hacer desaparecer los cines y la TV; o que el email iba a matar al correo postal; y muchos más… Lo cierto es que todo se transforma y las veterinarias tradicionales aún son necesarias para tratar muchos casos que de otra manera no se podrían resolver.

Pero como comentamos, ante los inminentes riesgos asociados a la pandemia y el avance tecnológico, consideramos que 2020 fue el punto de inflexión para comenzar una nueva etapa a escala mundial, y los veterinarios comenzarán a adaptarse para estar a la altura de las circunstancias.

6. ¿Finalmente, qué nos toca esperar de este nuevo escenario?

En esta nota pusimos de manifiesto los riesgos emergentes ante las nuevas amenazas (y las que están por venir) y qué servicios nos ofrece un veterinario en este contexto. Creemos firmemente que la clave está en trabajar más sobre la prevención.

Esperamos que tanto los que son responsables de mascotas como los veterinarios comiencen a trabajar más estrechamente para evitar los riesgos que implica mantener nuestra salud y la de nuestras mascotas en buenas condiciones. No importa si hoy tenemos COVID-19 o la peste del color que quieras. Las enfermedades siempre van a existir y tenemos que empezar a tomar conciencia de lo que implican, para vivir dentro de un marco de salud adecuado y mejor calidad de vida para todos.

Para resumir, la prevención siempre es mejor que la cura, y consiste en aplicar los protocolos en cuanto a:

  • Limpieza de los espacios y ambientes donde convivimos.
  • Limpieza de los comederos y fuentes de agua.
  • Tener espacios adecuados para la higiene.
  • Respetar el plan de vacunación para cada especie según indicaciones del veterinario.
  • Vacunar 1 vez al año contra la rabia (obligatoria por ley, tanto para perros como para gatos).
  • Limpiar las patas de tu mascota ANTES de que ingrese a la casa, con sustancias que no la dañen.
  • Mantener a tu mascota desparasitada.

Esta lista podría continuar pero excede los objetivos de la nota. Lo importante es que sepas que la prevención es la mejor arma contra cualquier amenaza a la salud de las mascotas y a la de nuestros hogares. Minimizar los riesgos no sólo aumenta las chances de una vida saludable, sino que colabora con el desarrollo de un círculo virtuoso: 2 controles anuales con un veterinario y evitamos mayores complicaciones.

Si necesitás asesoramiento en cuanto a prevención o cualquier tema con tu mascota, no dejes de consultar tu veterinario online:

Hasta la nota que viene!

El equipo de meemo.

Resumen
Veterinario A Domicilio ó Veterinario Online ¿Qué conviene?
Titulo
Veterinario A Domicilio ó Veterinario Online ¿Qué conviene?
Descripcion
Diferentes tipos de consulta que tomaron auge con la pandemia: el veterinario a domicilio y el veterinario online. ¿Qué diferencias hay en cada una?
Autor
Publisher Name
meemo
Publisher Logo